F

Header Ads

Madre asfixia a su nena porque no tenía dinero para alimentarla

Publicidad
Publicidad
Publicidad



Una terrible noticia ha conmocionado esta mañana a la sociedad argentina, luego de que las autoridades dieran a conocer un escalofriante hecho que terminó con la vida de una pequeña de tan sólo dos años de edad.


De acuerdo con el reporte de la policía, una mujer de 26 años, decidió terminar con la vida de su hija de 2 años de edad. El asesinato ocurrió en su casa, ubicada en la localidad de Florencio Varela, en Buenos Aires, Argentina. La mujer utilizó una almohada para asfixiar a su bebé.

Durante el interrogatorio, inmediatamente confesó que ella era la asesina, pero además trató de justificar el crimen afirmando que “no tenía dinero para darle de comer” y que ya se “había cansado de su situación de pobreza” que le había tocado vivir.

La pequeña fue identificada como Milena Gómez y tras la investigación, se confirmó que su madre le coloco un par de calcetines en las manos para que no la rasguñara cuando apretaba la almohada contra la nariz de la bebé.

La tía de la víctima fue testigo de los hechos ya que vive en el mismo domicilio, y en su declaración informó que su hermana, antes cometer el homicidio, se “encerró en la habitación con la nena y no salió durante varias horas”.

La tía asegura que tocó la puerta varias veces, pero que nadie respondía. Más tarde, cuando la madre finalmente salió de la habitación, llevaba a su bebé envuelta en una frazada y corrió hacia la calle.

Ante la actitud de la madre, la tía de la víctima decidió llamar a emergencias para saber qué era lo que pasaba. Tras los gritos de ayuda y desesperación de la mujer que se quedó en la casa sin saber que ocurría, uno de sus vecinos escuchó el alboroto y le dio alcance a la madre, fue en ese momento donde descubrió que la bebé ya había fallecido.


Los policías arribaron al lugar de los hechos y más tarde personal médico trató de reanimar a la menor, aunque no tuvieron éxito. Cuando los oficiales le preguntaron a la madre que era lo que había pasado, ella desconsolada grito: “yo la maté. No podía darle de comer, ahora ya no va a sufrir más”.

Karina Gómez, la madre, fue trasladada a la Comisaría de la Mujer de Quilmes, donde se le imputó el delito de homicidio agravado.



Loading...

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.