F

Header Ads

Madre inyectó thinner, gasolina y raticida a su hijo de 5 años y al final lo estrangulo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Cuarenta años de prisión es la sentencia que recibió una mujer de nombre Daniela Núñez Santiago, quien de forma vil le quitó la vida a su hijo de 5 años de edad, a quien le inyectó thiner y una mezcla de gasolina y raticida para al final estrangularlo.

De acuerdo al expediente penal 56/2008, el 19 de marzo de 2008, la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), recibió una llamada de parte de dos mujeres, quienes refirieron que se encontraban sumamente preocupadas ya que tenía varios días que no veían a Daniel, de 5 años de edad, a pesar de que frecuentaban a su madre, Daniela.

Ante esto, personal de la entonces Policía Ministerial del Estado se trasladaron hacia la calle Pinos, número 201 de la colonia Álamos, perteneciente a Santa Lucía del Camino.

Ahí los agentes se entrevistaron con Daniela Núñez Santiago, de 26 años de edad, quien durante el interrogatorio  denotó nerviosismo, a la vez que refería que su hijo estaba en casa de un familiar, sin embargo, tras verse presionada, la mujer realizó una confesión:

Con lágrimas en los ojos, la mujer relató que había matado a su hijo; esto causó gran expectación entre los investigadores, quienes hicieron que se sintiera en confianza y terminara su relato. La joven añadió que ya no quería a su hijo Daniel, lo detestaba ya que quería más a su abuela y a ella no le hacía caso, y por esto lo maltrataba frecuentemente.

Supuestamente a principios de marzo de ese año, el niño Daniel fue junto con su abuela materna al Distrito Federal; sin embargo, días después fue por él “ya que sentía celos”.

Según la mujer, el 12 de marzo, alrededor de las 04:00 horas, decidió poner fin a la vida de su hijo: tomó una jeringa y la llenó de thiner, enseguida inyectó a su hijo en un glúteo.

Al ver que no se moría, lo inyectó tanto en la espalda como en el brazo. No conforme con eso, realizó una mezcla de gasolina con raticida -veneno para ratas- y lo volvió a inyectar.

El menor de edad se quejaba tanto que Daniela desesperó, lo tomó del cuello y comenzó a estrangularlo, a la vez que le encajaba las uñas en el cuello.

El menor solamente la miraba y le tomaba los brazos con sus débiles manos, enseguida murió.
Loading...

1 comentario:

  1. ¡Por Dios!,nos resulta totalmente inconcebible, que una madre pueda ser tan maldita con su hijo por "celos", y matarlo de esa forma. Esos 40 años de cárcel nos parece poco castigo para semejante crimen.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.