F

Header Ads

Reportera de Televisa y su equipo reciben tremenda golpiza por al menos 20 sujetos en el Zócalo de la CDMX

Publicidad
Publicidad
Publicidad

La reportera de Televisa, Bárbara Barquín, del programa "Cuéntamelo ya", fue agredida por un grupo de al menos veinte personas en la Plaza de la Belleza en las calles de Jesús María y Manzanares en el Centro Histórico de la Ciudad de México.


El equipo del programa "Cuéntamelo ya" se dirigía a cubrir la ceremonia de la entrega de los Premios Ariel a lo mejor del cine mexicano, evento que se realizó la noche del jueves en el Palacio de Bellas Artes, comentó Barquín. Y que antes pasarían a realizar un reportaje en puestos del centro.

En su cuenta de Facebook, Bárbara Barquín detalla que alrededor de las 14:30 horas, fue a hacer un reportaje para el programa "Cuéntamelo ya" en la Plaza de la Belleza, donde se ponen muchos puestos de maquillaje, es una mega estética.

"Yo hago notas de recomendaciones de la calle, notas de color y todo eso. Estábamos ahí, empezamos a grabar con la de las uñas que fue lo primero que hicimos".

En el programa "Todo para la Mujer", se leyó el comunicado que subió a redes la reportera agredida, donde detalla que llegaron tres tipos "y se acercaron con mi camarógrafo y le dijeron que no podíamos grabar, que porque necesitábamos pedir un permiso. Pero los tipos tenían una actitud muy sospechosa; estaban muy agresivos, eran tres".

Me levanté y le dije a uno de ellos: "dime con quién tengo que solicitar el permiso, de qué dependencia es esta persona, si es de algún comité vecinal o si es un dirigente de los puestos. Dime quién es y el nombre completo".

Los tipos se negaron en darme esa información. En cambio, querían que fuéramos a una oficina de un edificio de esos que están "metiditos" en las calles, de esos sospechosos y raros del centro; querían que entráramos con ellos a esas oficinas, detalla la agredida. 


Y señala que la mayoría de las veces vamos con el líder de los puestos, le explicamos de qué va nuestra nota, a veces nos acompañan. En esta ocasión no. "Él decía que era la autoridad y que su jefe se llamaba Julio, pero nunca me dieron un dato más, ni identificación ni nada".

Insistí en que si había un problema, solicitaríamos la grabación y luego regresaríamos, pero que no los acompañaríamos a esa oficina.

"Si no van con nosotros ahí, no pueden grabar", me dijo. Se aseguraron que la cámara estuviera apagada, pero yo estaba grabando con el celular. Lo tenía prendido para protegerme porque me querían llevar a un lugar que no sabía dónde era. Uno de ellos insistió que le diera el celular para borrar el video, como vi que estaba muy tenso el asunto le di el celular. 

Ya no vamos a solicitar el permiso, dije. Bajamos las manitas y nos salimos de la parte donde estaban las uñas, ya bajando la banqueta para irnos, nos agarraron en medio de la calle.

"A mi camarógrafo lo agarraron como unos seis cuates, a mí me agarraron unas dos mujeres y otros tres hombres. Nos rodearon a cada uno cinco o seis personas y nos comenzaron a golpear. Éramos el camarógrafo, el asistente de cámara y yo".

Señala en su comunicado que ella estaba tirada en el piso, porque la tiraron, "estaba hincada en el piso tapándome la cabeza. Yo sólo sentía los golpes." 

Refiere que uno de sus acompañantes sí tiene un golpe fuerte en la cara, el otro en el pómulo "y a mí sólo me alcanzaron a tocar rasguños en la cara, pero me golpearon en la cabeza y espalda". 

Indica que había como dos policías o tres a escaso metro y medio viendo todo el espectáculo, uno hasta su torta se estaba comiendo bien tranquilo y yo le gritaba: "¡oficial, me están golpeando!", él miraba tranquilamente cómo nos golpeaban.

Asevera que no fue robo, fue ataque directo. "A mi acompañante le quisieron jalar la cámara, pero sí la agarró muy bien y no le pudieron quitar nada. Lo que se nos hizo muy sospechoso es que ellos estaban obsesionados con llevarnos a esa dichosa oficina.

"Sabemos cómo está la situación en nuestro país, sabemos cómo está la violencia, la delincuencia, pero lo que más me indigna es la actitud de los policías; estaban enfrente de nosotros, a dos metros, viendo cómo nos agredían y cómo nos golpeaban y no fueron capaces de intervenir, parecía que estaban coludidos".
Loading...

4 comentarios:

  1. Pues 'tu' empresa ya NO es bien vista NI aceptada, pero eso de decir "parecia que estaban coludidos", claro que SÍ, son de los mismos, pero unos disfrazados y los otros no... cambiate de trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Telvisa no es bien vista ni aceptada estoy de acuerdo pero nada justifica la violnecia

      Eliminar
  2. No mamen se meten al nido de ratas ahí roban a diestra y siniestra ya hasta con arma de fuego y los polis están coludidos de eso no hay duda

    ResponderEliminar
  3. Así es, a la empresa ya nadie la quiere, pero sigan poniendo mandatarios bonitos, sigan glorificando un partido nefasto, por que no suben o hacen notas, en donde se vea la realidad de nuestro país, culpando a los de arriba, ah! Perdón ellos les pagan.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.