F

Header Ads

¿Cuantos funcionarios vinculados a Peña Nieto son investigados por corrupción?.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

La corrupción de la última camada de gobernadores en México no tiene precedentes. Nunca antes en la historia del país habían podido documentarse desfalcos tan grandes en los gobiernos estatales. Y esto se debe principalmente a dos factores: el poder que tomaron los gobernadores con la alternancia en la presidencia de la República y la información generada por el trabajo de organizaciones civiles y algunas investigaciones periodísticas.



EL 11 "IDEAL" DE LOS GOBERNADORES CORRUPTOS

Si jugaran a la pelota con la misma habilidad con la que han desfalcado a sus estados, hubieran puesto en un serio predicamento al mítico Barcelona de Messi o al Brasil de Pelé.

En el once titular de la corrupción estatal, elaborado por el Huffington Post, existen acusaciones y señalamientos por el saqueo de al menos 307 mil millones de pesos y una deuda pública de 479 mil 430 millones de pesos en tan sólo 11 entidades que incluyen a Michoacán, Durango, Zacatecas, Tamaulipas, Coahuila, Guerrero, Nuevo León, Sonora, Chihuahua, Veracruz y Quintana Roo.



1. Fausto Vallejo, Michoacán (PRI)


El primer gobernador depuesto en lo que va del sexenio, tuvo que dejar el cargo luego de que, durante la crisis de violencia que provocó el surgimiento de las autodefensas de Michoacán, su hijo, Rodrigo Vallejo Mora, fuera captado en un video sosteniendo una conversación con el Servando Gómez Martínez, La Tuta, líder del cártel de Los Caballeros Templarios.

Pero los vínculos de Vallejo con el crimen organizado no terminan ahí, ya que quien fuera su exsecretario de gobierno y exgobernador interino, Jesús Reyna, fue encarcelado luego de que la PGR acreditara nexos con el narco.

Aunque hasta el momento no se ha dado a conocer ninguna investigación contra Vallejo por parte de la PGR, la dirigencia nacional del PRI ha confirmado que iniciará un proceso de explusión del exgobernador por corrupción y enriquecimiento ilícito, incluyendo irregularidades por 17 mil 523 millones de pesos ejercidos por el gobierno de Michoacán de 2011 al 2014, acusación que ha sido rechazada por Vallejo.

Además, Fausto Vallejo dejó también una deuda de 31 mil 298 millones de pesos, cifra que representa un aumento de 33% respecto a los 23 mil 398 millones de pesos de deuda que recibió en 2012.

2. Miguel Alonso Reyes, Zacatecas (PRI)


El exmandatario zacatecano es investigado por la PGR por los delitos de enriquecimiento ilícito y peculado. De acuerdo con una investigación del periódico El Universal, casi desde el inicio de su gestión en 2011, Reyes entregó contratos millonarios a empresas de diversos sectores mediante licitaciones irregulares a cambio del pago de "moches".

Además, Reyes es acusado de haber comprado propiedades a lo largo de su sexenio que no se justifican con su sueldo de funcionario público, incluyendo dos ranchos y seis inmuebles que superan por mucho los 20 millones de pesos reportados dentro de su declaración patrimonial.

La administración de Reyes también aumentó la deuda pública en 5 mil millones de pesos, lo cual representa un incremento de 208% de la deuda que tenía Zacatecas al inicio de su gestión, según información del gobierno estatal. En el mismo sentido, Rodolfo García Zamora, director del Centro de Estudios para el Desarrollo de la Universidad Autónoma de Zacatecas, sostuvo en julio pasado que el alto nivel de deuda contraído por Reyes "dejará en quiebra las finanzas públicas" del estado.

Según datos de la Auditoría Superior de la Federación, de 2011 a 2014 la administración del priísta Miguel Alonso Reyes arrojaba irregularidades por 4 mil millones de pesos en el manejo de recursos federales que no han sido debidamente acreditados.

3. Jorge Herrera Caldera, Durango (PRI)


En octubre pasado, el gobierno entrante del panista José Rosas Aispuro informó que Durango estaba quebrado por el mal manejo de recursos públicos de su antecesor, el priista Jorge Herrera Caldera, y que por lo mismo tendría que solicitar un rescate financiero a la federación para poder cumplir con sus obligaciones.

De acuerdo con datos de la ASF, el gobierno de Herrera Caldera presenta irregularidades por 4 mil 500 millones de pesos que hasta ahora no han podido ser justificados, según sostiene el senador del PAN, Héctor David Flores Ávalos.

Tan sólo en el sector salud la ASF detectó desvíos por 500 millones de pesos, situación que provocó que 25 exfuncionarios del gobierno duranguense, incluido el exgobernador Herrera Caldera, tramitaran un amparo para no ser detenidos por la justicia ante el incremento del monto del desfalco documentado por la contraloría estatal.

Además, Herra Caldera dejó también una deuda de 14 mil 995 millones de pesos, comprometiendo el presupuesto de la entidad hasta el año 2038, según el gobierno estatal.

4. Egidio Torre Cantú, Tamaulipas (PRI)


De acuerdo con el candidato independiente en la última contienda electoral por Tamaulipas, Francisco Chavira Martínez, el Torre Cantú posee una mansión con un valor aproximado de 340 millones de pesos ubicada en una de las zonas más lujosas de Nuevo Léon. Dicha casa fue presuntamente adquirida a través de un prestanombres, según documentos presentados por Chavira.

Un mes antes del inicio de las campañas y a menos de siete meses de terminar su administración, Torre Cantú contrató un crédito por 1 mil millones de pesos a pagar en los próximos 15 años. A lo largo de su sexenio, el exmandatario elevó la deuda estatal a 11 mil 969 millones de pesos, cifra que representa un incremento de 1,096% por ciento en comparación con el incio de su gestión.

El gobernador entrante, el panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, ordenó realizar una auditoría a la nómina estatal tras haber detectado que al menos 5 mil 368 priistas forman parte de la nómina estatal. Según Alejandro Porras Cervantes, director de Promoción y Servicios Educativos en el del Instituto Tamaulipeco de Becas, Estímulos Educativos y Crédito Educativo, cerca de 2 mil 500 estudiantes hijos y amigos de funcionarios recibieron becas para estudiar en universidades de altas colegiaturas como el Tecnológico de Monterrey, gracias a las dádivas del gobierno de Torre Cantú.

5. Rubén Moreira, Coahuila (PRI)


El gobierno coahuilense de Moreira pagó al menos 160 millones de pesos a empresas fantasma para desviar recursos públicos, según una investigación de Reforma en la cual se especifica que a dichas compañías se les otorgan contratos por adjudicación directa sin que tengan teléfono, sitio web y cuyos domicilios fiscales están en bodegas, casas inhabitadas y vecindades.

El caso provocó que la bancada del PAN en el Senado presentara una denuncia contra Moreira ante la PGR por lavado de dinero y desvío de recursos públicos.

Pero además de los desvíos, Rubén Moreira fue acusado de recibir cinco camionetas llenas de dinero por parte del cártel de los Zetas, según el testimonio de un integrante de la organización criminal, Adolfo Efrén Tavira, ante una corte en Estados Unidos. Una acusación que el gobernador ha negado.

A mediados de 2016, la deuda de Coahuila acumuló un saldo por 37,089 millones de pesos, equivalente a una deuda por habitante de 12 mil 527 pesos, la deuda per cápita más alta del país, luego de que el exgobernador Humberto Moreira contratara deuda por casi 34 mil millones de pesos con documentos falsificados. A principios de año, la justicia de España detuvo a Humberto Moreira por presuntos desvíos de recursos públcios provenientes del gobierno de Coahuila y otros supuestos vínculos con los Zetas, cargos que sin embargo, no pudieron ser debidamente acreditados.

6. Ángel Aguirre, Guerrero (PRD)



Es el segundo gobernador depuesto en lo que va del sexenio, luego de la crisis política que se generó por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Según la Secretaría de Contraloría y Transparencia Gubernamental de Guerrero los desfalcos financieros en la administración pasada de Aguirre Rivero y el exgobernador interino Salvador Ortega Martínez sumaron un monto de 37 mil millones de pesos, informó el contralor estatal Mario Ramos al Congreso local.

Un informe de la Auditoría Superior de la Federación sostiene que en la administración del perredista existieron irregularidades por 8 mil 362.3 millones de pesos, tras el desvío de dinero público de 22 programas federales entre 2011 y 2014.

En 2015, la PGR detuvo a exfuncionarios del gobierno guerrerense y familiares de Aguirre, incluido un hermano, Carlos Mateo Aguirre Rivero, en el marco de una investigación relacionada con desvío de recursos y lavado de dinero.

Aunque el hermano de Aguirre sería liberado luego de que la PGR no pudo acreditar los delitos que le imputó, un sobrino del exgobernador, Luis Ángel Aguirre Pérez, y siete integrantes la familia Hughes, incluyendo al exsecretario de finanzas Víctor Ignacio y su hermano Henry Paul, fueron implicados en el desvío de más de 268 millones de pesos del presupuesto de Guerrero.

Además, la gestión de Aguirre y el gobernador interino Rogelio Ortega, dejó una deuda que con todo y pasivos asciende a 18 mil millones de pesos, según el actual gobernador, Héctor Astudillo.

7. Rodrigo Medina, Nuevo León (PRI)



El mayor escándalo de corrupción de Medina, tiene que ver con la manera en que su gobierno otorgó una serie de privilegios ilegales a la armadora automotriz Kia Motors, tales como la exención del pago del Impuesto Sobre la Nómina durante 20 años, la inversión de más 1 mil 85 millones de pesos para la compra de inmuebles que serían donados a la armadora y otras obras para promover la apertura de la empresa.

De 2011 a 2014, el gobierno de Medina acumuló señalamientos de irregularidades por 4 mil 231.2 millones de pesos, según la ASF. En este sentido, el exgobernador regiomontano es acusado de desviar recursos por 3 mil 683 millones de pesos, según una denuncia contra Medina por los delitos de lavado de dinero y peculado, interpuesta por el actual gobierno estatal de Jaime Rodríguez El Bronco.

Durante su gestión como gobernador, Medina de la Cruz incrementó más del doble la deuda de Nuevo Léon con 35 mil 878.8 millones de pesos, dejando la deuda estatal en un total de 62 mil 946.8 millones de pesos según la Secretaría de Hacienda, una cifra 132% mayor a la que recibió.

Aunque la Fiscalía de Nuevo León embargó bienes a 11 exfuncionarios del estado, incluido Medina, por delitos de peculado, daño patrimonial, ejercicio indebido de funciones, ejercicio abusivo de funciones y coalición, un juez ordenó no iniciar un proceso judicial contra el exmandatario en agosto pasado.

8. Guillermo Padrés, Sonora (PAN)



El gobernador panista hoy preso, es acusado de generar un desfalco superior a 2 mil millones de pesos en Sonora, según el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización (ISAF) de la entidad, que realizó 746 observaciones a la Cuenta Pública 2015.

Sin embargo, fuentes del Poder Judicial cercanas a la investigación de la PGR han señalado que el desfalco en Sonora a partir de un análisis en las investigaciones y según el acuse del gobierno estatal, sería cercano a los 32 mil millones de pesos, de acuerdo con La Jornada, lo cual coincide con los 30 mil millones reconocidos por el contralor de Sonora.

Además de haberse construido una presa en su rancho, Padrés es acusado de lavado de dinero y defraudación fiscal, luego de que la PGR sostiene que el sonorense dispersó 8 millones de dólares presuntamente provenientes de sobornos depositados en el sistema financiero a través de 43 personas.

De acuerdo con el gobierno de Sonora, Padrés dejó una deuda equivalente al posible desfalco que dejó en la entidad, al sumar 32 mil 538 millones de pesos.

9. César Duarte, Chihuahua (PRI)



El exgobernador creó empresas fantasma para desviar miles de millones de pesos del erario y vender bienes públicos a "sus amigos" a precios hasta 20 veces por debajo del valor de mercado.

Según el gobierno estatal del panista Javier Corral, hasta ahora se ha podido documentar un desfalco de 7 mil 207 millones de pesos.

El gobierno estatal también reconoce que Duarte dejó una deuda de Chihuahua es de 55 mil millones de pesos, lo cual representa un incremento de 284% durante su gestión.

Aunque desde hace dos años la PGR investiga a Duarte por un presunto desvío de recursos a través de depósitos por casi 80 mil millones de pesos al Banco Progreso de Chihuahua, del cual, el exgobernador era dueño de una parte de las acciones a través de un fideicomiso privado, el caso ha registrado pocos avances. Esto aún cuando un juzgado español giró una orden de embargo en contra de las propiedades de Duarte luego de que el exgobernador intentó pagar una deuda privada de 4 millones de dólares con dinero público, según una demanda presentada por la empresa ACM.

10. Javier Duarte, Veracruz (PRI)



El gobierno de Duarte desvió miles de millones de pesos de las arcas de Veracruz a través de una red de empresas fantasma y prestanombres, según reveló una investigación de Animal Político que destapó la cloaca. La Auditoría Superior de la Federación acreditó el uso indebido de 35 mil millones de pesos, los cuales habrían sido desviados por una red de prestanombres del exgobernador de Veracruz para adquirir ranchos, mansiones, terrenos y otros inmuebles en México, España y Estados Unidos. Sin embargo, este monto es únicamente de participaciones federales.

De acuerdo con un informe entregado por el Órgano de Fiscalización Superior de Veracruz (ORFIS) al Congreso Estatal, tan sólo en 2015, Duarte desvió al menos 14 mil 300 millones de pesos.

Según cálculos de diputados de oposición en Veracruz, el desvío global sexenal de Duarte suma 180 mil 888 millones 402 mil 510 pesos, un daño patrimonial equivalente al presupuesto total de dos de los seis años que gobernó.

El tamaño del saqueo en Veracruz ha provocado una crisis ante la falta de dinero que han dejado de recibir los municipios, la Universidad Veracruzana y los profesores de la entidad.

Aunque todavía se desconoce con exactitud el monto de la deuda que dejó Duarte en Veracruz, datos del congreso local indican que el adeudo suma 182 mil 895 millones de pesos.

11. Roberto Borge, Quintana Roo (PRI)



El exmandatario del estado turístico construyó una maquinaria institucional diseñada para despojar a particulares de su patrimonio, la cual era operada por funcionarios públicos de Borge, al más puro estilo del crimen organizado, según reveló investigación periodística realizada por Expansión y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

El gobierno de Quintana Roo, encabezado por Carlos Joaquín González, presentó una denuncia penal en contra de Borge por rematar el 10% de la reserva territorial del estado a través de terrenos vendidos a familiares, empleados y personas cercanas. De acuerdo con la organización civil Somos Tus Ojos: Transparencia por Quintana Roo, tan sólo por el remate de 44 predios el desfalco ascendería a casi 1 mil 100 millones de pesos, aún cuando hasta mediados de 2015 se habían rematado 308 predios, por lo cual el monto del desfalco sería todavía mayor.

En tan sólo tres años de la gestión de Borge, de 2012 a 2014, la ASF detectó irregularidades por al menos 2 mil 486 millones de pesos pesos.

Aunque todavía no se ha podido establecer la magnitud del desfalco ocasionado por Borge, el gobierno estatal estima que una buena parte de la deuda de Quintana Roo, cuyo monto es de 25 mil 300 millones de pesos, fue utilizada en el saqueo del exmandatario priista.

"Hemos encontrado un endeudamiento muy importante que no tiene respaldo de obra de infraestructura de más de 22 mil millones de pesos", dijo el actual gobernador, Carlos Joaquín.





Loading...

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.