Header Ads

Enrique Peña Nieto enfrentaría 'juicio político' al terminar su mandato. ¿Estás de Acuerdo?

Publicidad
Publicidad
Publicidad


Durante cuatro años, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha pulido de manera inteligente la imagen de su país. Pero luego de que las autoridades internacionales se han enfatizado en el descubrimiento de miles de fosas comunes, el gobierno de Peña Nieto se ha convertido en blanco permanente de las críticas.



Incluso, algunos medios de comunicación internacionales han señalado que Enrique Peña Nieto podría ir a la cárcel de comprobarse los escándalos de corrupción en el que él y su esposa, Angélica Rivera, están involucrados desde el inicio de su sexenio.

Cabe destacar que uno de los más polémicos, surgido tras revelarse que su consorte es propietaria de una casa valuada en 85 millones de pesos construida por una empresa filial al Grupo Higa, mismo grupo que años antes había realizado numerosas obras para el mandatario cuando era Gobernador del Estado de México y que recientemente ganó una licitación para la construcción el tren de alta velocidad México-Querétaro a través de su empresa Constructora Teya.



“La renombrada periodista Carmen Aristegui publicó un dossier con sólidas acusaciones de corrupción contra el mandatario mexicano. Según ellas, una empresa constructora habría pagado al menos una parte de la lujosa mansión privada del presidente, que cuesta siete millones de dólares,” se puede leer en el artículo de la DW títulado Peña Nieto entre la espada y la pared.

La acusación dirigida contra el mandatario sostiene que la empresa perteneciente al Grupo Higa, propiedad del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, construyó una mansión al gusto de Peña y su esposa en la Ciudad de México a manera de recompensa por parte de este grupo empresarial por haber recibido del Gobierno Federal una licitación para la construcción del tren de alta velocidad México-Querétaro.

Esta hipótesis adquirió una mayor credibilidad luego de que el gobierno del mandatario priísta anulara abruptamente la licitación que había concedido a los ganadores de un concurso que fue férreamente criticado por la opinión pública por su falta de transparencia y aparente favoritismo en medio de un ambiente político y social que tampoco era nada favorable para Peña Nieto.

Además, de acuerdo con distintos articulos internacionales, el gobierno de Enrique Peña Nieto perdió la imagen de estabilidad y progreso modernizador que cuidadosamente había intentado imponer en la opinión pública después de que la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa mostrara al mundo que la impunidad y violencia imperaban soberanamente en este país, exhibiendo a través del descubrimiento constante de fosas clandestinas cuán profunda es la relación entre el gobierno y los cárteles de droga mexicanos.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.